POR QUÉ NO HA OCURRIDO EL GRAN SISMO EN LA “BRECHA DE GUERRERO”?

POR QUÉ NO HA OCURRIDO EL GRAN SISMO EN LA “BRECHA DE GUERRERO”?

Las brechas sísmicas son zonas que no han presentado actividad sísmica a pesar de que se encuentran en una región de intensa actividad por el movimiento entre placas tectónicas. La continua acumulación de esfuerzos en la zona da lugar a escenarios de peligro sísmico cuya energía liberada estima importantes afectaciones en zonas cercanas al sismo así como en CDMX. Los datos de la geometría de la brecha muestran que tiene una longitud de 230 km y de ancho es cercano a 80 km, por lo que de liberarse un sismo en la totalidad de la brecha tendría una magnitud esperada de 8.3 (Singh y Ordaz, 1994).
Según modelos estadísticos, obtenidos a partir de la actividad histórica en la zona, se espera la ocurrencia de un sismo en la brecha. Sin embargo, ha transcurrido el tiempo y el sismo no ha ocurrido por lo que han surgido diversas explicaciones al respecto, la primera indica que la energía continúa acumulándose y que en cualquier momento se liberará en uno o varios sismos (esto no implica que sea un sismo de gran magnitud).
En este punto es importante hacer notar que a pesar de que los sismos de baja magnitud, pueden ayudan a liberar la energía acumulada en las zonas de contacto de placas tectónicas, no liberan la energía equivalente a un sismo de gran magnitud debido a que se presenta una relación logarítmica entre las magnitudes. Por ejemplo: un sismo de magnitud 6 es 32 veces más grande que uno de magnitud 5 así como 1000 sismos de magnitud 4, 32000 sismos de magnitud 3 etc.
Otra explicación, gira en torno a los sismos silenciosos donde la liberación paulatina de energía no puede ser registrada con un sismógrafo convencional por lo que ha sido necesario la instalación de una red de monitoreo de deformaciones de la corteza por medio de sistemas de posicionamiento global (GPS).
De los últimos eventos de este tipo se han registrado en los años 2001 – 2002, 2006 y 2009 – 2010. El evento del 2001 – 2002 registró los mayores desplazamientos en las estaciones en el extremo noroeste y dentro de la brecha con 6.6 cm, La magnitud estimada a partir de los desplazamientos y los parámetros de fuente fue de 7.6 (Radiguet, et al., 2012)
Para el caso del evento del 2006, los desplazamientos medidos dentro de la brecha fueron muy similares al evento del 2001/2002 de 6.1 cm con una magnitud estimada de 7.5, en este evento los desplazamientos se concentraron en un área más pequeña dentro de la brecha de Guerrero. Y, por último, el evento del 2009 – 2010 generó desplazamientos de 4.3 cm dentro de la brecha.
Estos registros son evidencia de la liberación de esfuerzos en forma de sismos lentos que ayudan a liberar la energía de la región y la generar escenarios de peligro más complejos, ya que la presencia de estos no excluye la generación de un sismo repentino, violento y de gran magnitud en la zona; adicional a ello, la combinación de sismos lentos y convencionales genera modelos estadísticos más complejos en la estimación de liberación de energía y periodos de recurrencia.

Lee las notas previas con relación a la brecha de Guerrero

Brecha guerrero y potencial sismo: https://news.skyalert.mx/brecha-guerrero

Siguenos en : www.unoticias.com.mx
@Ultimas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: