Más allá de creencias religiosas y apariciones, en los últimos 50 años; destruye el alcalde Antonio Gaspar, una gigantesca parota.

Más allá de creencias religiosas y apariciones, en los últimos 50 años; destruye el alcalde Antonio Gaspar, una gigantesca parota.

Escribe: Arturo Catalán.

CHILPANCINGO, GRO. Sobre la avenida Insurgentes, calle lateral sur norte sobrevivió un añejo árbol de parota, en cuya parte central aparecía la atávica Virgen de Guadalupe…
Y, así nomás, de la noche a la mañana el icónico árbol fue destruido por personal del ayuntamiento de #Chilpancingo, Guerrero, México…
¿¿¿Habrá que agradecerle el ecocidio al imberbe, sangrón e ignorante alcalde???…
A la consideración y opinión de tod@s…
Reporte de: Rommel Ross Lezama…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: