Chilapa de Álvarez

Chilapa de Álvarez

Escribe: Ángel Aguirre Rivero*

Conocí Chilapa cuando era apenas un niño, después de peripecias y curvas muy peligrosas en una carretera de terracería, llegamos a esta hermosa ciudad para visitar a mi hermana Lolita, quien se encontraba internada en el colegio “Carrillo Cárdenas”, a donde asistían niñas de distintas regiones y para el caso de varones en el colegio Morelos.
Muchos años después regresé durante la campaña a gobernador de don Alejandro Cervantes.
Chilapa es tierra pródiga de personajes que han dejado una honda huella en la historia Guerrero; ente ellos Eucaria Apreza, partidaria del movimiento que impulsó Francisco I Madero, lo que a la postre le llevó a perder la vida.
Doña Aurora Meza Andraca fue la primer alcaldesa en el país y América Latina al desempeñar el cargo de presidenta municipal de Chilpancingo.
Manuel Meza Andraca fue reconocido como un intelectual en su tiempo, colaboró con el general Lázaro Cárdenas en la Reforma Agraria, fue rector de la Universidad de Chapingo y diplomático en las embajadas de Rusia, Cuba y Francia. Sus restos descansan en la Rotonda de los Hombres Ilustres de la capital.
Otro notable fue don Armando Salmerón, el gran fotógrafo del general Emiliano Zapata. Su trabajos son sin duda un gran legado para el país y Guerrero.
El compositor e intérprete, el gran “Pancho” Padilla a quien conocí siendo secretario particular del gobernador Cervantes, llegó hasta el departamento en que vivía para felicitarme con motivo de mi cumpleaños.
Guitarra en mano me dijo: –no tengo qué regalarte, pero te traigo una canción inédita que espero que te guste, se llama “Tus Ojos”… Hermosa canción que después se hizo famosa.
La comida se convirtió en bohemia y desde luego no podía faltar “Por tu Desdén”, y el segundo himno a Guerrero: “Viva Guerrero señoras y señores, y quítense el sombrero cuando lo oigan nombrar, nido de águilas surianas, soldado de mi patria, orgullo nacional”.
Mi amigo Guillermo Jiménez Padilla (sobrino de Pancho), quien fungió como contralor interno de la PGR y secretario de Seguridad Pública durante mi segundo gobierno. “Memo” heredó su vocación por la bohemia y lo hace muy bien .
Otro chilapense destacado fue sin duda Donato Miranda Fonseca, quien fue secretario de la Presidencia de la República.
De la época más reciente destaca una mujer muy valiosa con una fina sensibilidad que aunque no nació en Chilapa es mas chilapeña que el pozole de ese lugar: la doctora Verónica Muñoz Parra, quien ha sido dos veces alcaldesa, diputada local y federal, senadora y secretaria de Salud.
Raúl González Villalba quien fungió como presidente del PRI, diputado federal, alcalde, entre otras de responsabilidades.
Con mi querido Raúl González Villalba nos formamos al lado de don Alejandro Cervantes.
A manera de broma siempre le decía. –¿qué dice la levítica Chilapa? Y presto me contestaba: –te refieres a la Atenas del Sur, la progresista Chilapa.
Tambíén destaca Alicia Zamora Villalva quien ha sido alcaldesa, diputada federal y local, así como secretaria de Desarrollo Social. Mujer combativa y leal.
Tengo un sinnúmero de amigos en este lugar empezando con mi cuñado Rogelio González Villalva, quien es para mí como un hermano y a quien conocí desde la Facultad de Economía de la UNAM.
Cuando fui gobernador interino, me tocó construir el nuevo mercado municipal en coordinación con Saúl Acevedo Dionisio; amigo a carta cabal.
En mi segunda administración me propuse construir el Hospital Regional de Chilapa para atender a la Montaña Baja, mismo que fue concluido recientemente por los buenos oficios del gobernador Héctor Astudillo ante el presidente López Obrador.
También llevamos diversos proyectos productivos y dimos un giro muy importante a las artesanías de esta región, gracias al trabajo incansable de mi esposa Laura del Rocío y su equipo “Transformemos Nuestro Entorno”.
Una visita obligada en Chilapa es de Casa Pilla, para degustar un delicioso asado y tomar un café para conocer el famoso pan de Chilapa.
En los mercados y restaurantes del lugar es menester investigar el sabor del chilatequile; la variedad de pozoles: blanco, verde, de frijol, elopozole; el mole rojo, ayomole, tlatonile, huaxmole, clemole; el fiambre, gallina rellena, entre otros.
Su tianguis dominical es escaparate para los artesanos de toda la región; y oportunidad para que los campesinos vendan su excedentes. Domingo tras domingo desde hace 500 años el tianguis de Chilapa se instaló sin que nada se lo impidiera.
Solamente la epidemia por Covid-19 logró el suspender esta tradición, así como la tigrada que debía realizarse este quince de agosto.
Chilapa no está exenta de la inseguridad, por eso es fundamental que se atiendan las causas económicas y sociales de la violencia, para que, aunado los programas sociales, llegue la inversión productiva por ejemplo los programas de Fertilizante y Sembrando Vida, aunque hace falta más.
La provincia guerrerense ha dado lecciones de valor y dignidad en las diferentes etapas de construcción de la nación, y Chilapa no es la excepción.
Confío en que vendrán tiempos mejores para que sus familias recuperen la tranquilidad y consoliden (como siempre lo han hecho), una cultura de trabajo y respeto a las tradiciones que los hacen motivo de orgullo de Guerrero.

*Ángel Aguirre Rivero ex gobernador de Guerrero, Dos veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: