El sucio negocio de la basura, origen del pleito de Morena en Cabildo de Acapulco, por 300 MDP.

El sucio negocio de la basura, origen del pleito de Morena en Cabildo de Acapulco, por 300 MDP.

Por Jorge Romero Rendón
La recolección de basura en #Acapulco se convirtió en el negocio sucio que está provocando una crisis política en el ayuntamiento, debido a la pugna existente entre la alcalde #AdelaRománOcampo y el grupo del síndico #JavierSolorioAlmazán -todos de #Morena- por controlar ese servicio que representa una erogación de 300 millones de pesos al año, dinero del que hasta un 40% estaría yendo a parar a los bolsillos de la presidenta municipal por concepto de comisiones secretas y por el manejo fraudulento del pesaje diario de los desechos, según fuentes de las dos sindicaturas y de la Secretaría de Finanzas municipal.
La forma en que la señora Román maneja con su familia los servicios, obras y programas del gobierno municipal como si fueran su negocio particular, es el fondo de la pugna que actualmente afecta al ayuntamiento, y que apenas la semana pasada llevó a los dos síndicos y a cuatro regidores de Morena a abandonar la sesión solemne de Cabildo en que doña Adela rendía su 2° Informe, para evidenciar las mentiras de su contenido y denunciar la ineficiencia y la corrupción que corroe a su administración, que sintetizaron en una frase impresa en camisetas, que rezaba el lema: “El pueblo se cansa de tanta pinche transa”, usado por el presidente AMLO en una de sus campañas.
Es decir, que el pleito político y personal que ha invadido al ayuntamiento no se debe a ninguno de los pretextos que ha argumentado la alcalde morenista: no hay ninguna presión por contratos de obra del regidor de Morena, Javier Morlett; ni fue un ataque del delegado federal, Pablo Sandoval Ballesteros, quien compite con Adela y otros dos aspirantes por la candidatura de ese partido a la gubernatura del estado.
Todo ha sido parte de la pugna entre Adela y Solorio por el control de las empresas que recolectan los desechos, y por el dinero sucio de la basura…
El gran robo de Adela con la basura…
Actualmente, la recolección de basura en colonias urbanas y en zonas turísticas está a cargo de dos empresas privadas a las que se otorgó la concesión por mera invitación –a dedazo, sin licitación alguna-, poniendo la infraestructura de la Dirección de Saneamiento Básico a las órdenes de esas empresas; mientras que el ayuntamiento se dedica a recoger sólo los desechos de las áreas suburbanas, sin que el servicio funcione realmente, pues han surgido focos negros y tiraderos clandestinos por doquier.
Cuando los camiones llegan al tiradero de basura tienen que pasar por una báscula en la que se pesan los desechos que llevan, que se registran bajo supervisión de personal del ayuntamiento antes de ser descargados, ya que el acuerdo con las empresas establece una tarifa por el número de toneladas entregadas, que se les paga a razón de 1 peso el kilo.
El promedio de recepción y procesamiento de la basura es de 600 toneladas diarias, pero denuncias del personal de Saneamiento y de Finanzas, afirman que el ayuntamiento le paga a las empresas el costo de mil toneladasdiarias recolectadas, gracias a que tanto el operador de la báscula como los supervisores de la operación son gente de confianza de la alcalde, que se hacen de la vista gorda en la cuantificación del volumen de desechos que se reciben, por lo que registran cantidades mayores que les ordenan y no las que realmente se reciben en el tiradero.
Pero no sólo se roba inflando los costos que se pagan, sino en el contenido de la basura, pues según los testimonios de empleados, le meten a los camiones recolectores toneladas de escombros, piedras, varillas y diversos materiales –para que tengan mayor peso- que no se originan en casas, hoteles o restaurantes, sino en obras de construcción u otros tiraderos clandestinos, creando un negocio paralelo que afecta a los permisionarios de camiones de carga, y elevan el gasto del ayuntamiento en la recolección, afectando al presupuesto municipal.
Esas operaciones fraudulentas le cuestan a los acapulqueños aproximadamente 400 mil pesos extras diarios, ya que en lugar de pagarse los 600 mil pesos que corresponden al volumen real de basura recolectada en promedio por las empresas, se tiene presupuestado un millón de pesos diario, que multiplicado por los 300 días en que se da ese servicio al año, han hecho pagar al ayuntamiento unos 300 millones de pesos, de los que aproximadamente 120 millones anuales serían el beneficio ilegal que reciben Adela Román y toda su parentela –lo que ya es un secreto a voces- que opera los negocios de la alcalde con dinero del ayuntamiento, también conocida como la Familia Imperial –todos los hermanos, sobrinos y entenados de apellidos Román, Ocampo y Godoy de la aspirante morenista a la gubernatura-.
Eso, además de las comisiones que se sabe le cobran a los concesionarios de las empresas recolectoras por haber sido elegidos sin licitación previa, sino por mera invitación entre los amigos y socios de Adela y de su círculo familiar, más cuotas mensuales por mantenerlos en el negocio.
Con lo que puede usted calcular, estimado lector, el tamaño de los fraudes que a diario se cometen impunemente en el ayuntamiento de Acapulco, con el presupuesto municipal autorizado de este año por 3,797 millones de pesos, con el que no se han hecho obras importantes ni se ha regularizado el abasto de agua, que sigue escaseando en cientos de colonias; con el que las calles siguen luciendo baches, basura y fugas de agua; con la bahía invadida por descargas de aguas negras, y sin que un solo problema haya sido resuelto en el municipio. ¿A dónde se está yendo el dinero de los acapulqueños…?
Correo electrónico: rendon59@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: