Mario Moreno en la encuesta de PRS

Mario Moreno en la encuesta de PRS

Una voz persuasiva y cachonda se escucha en el auricular y te habla en tono explicativo:
“Mario Moreno Arcos (MMA), quien fuera secretario de Desarrollo Social, podría ser candidato a la gubernatura del estado, junto con otros actores políticos guerrerenses”.
Se abre una pausa de 3 segundos…
“Es MMA, una de las posibilidades para encabezar la alianza PRI-PRD”.
Se abre otra pausa de 3 segundos…
Vuelve la voz inquietante:
“Hablamos del Centro de Estudios de Opinión PRS, para hacer una breve encuesta de opinión y sobre algunos aspirantes y partidos políticos de Guerrero”.
Pausa de dos segundos…viene la frase que obliga a que te quedes aunque refunfuñes:
“La encuesta es totalmente anónima y tú número ha sido marcado aleatoriamente”.
Otra pausa brevísima y la voz vuelve a la carga para precisar:
“Si desea contestar la encuesta marque uno, de lo contrario marque 2”.
Me atrapa y marco 1. Se hace otra pausa que me pone en suspenso. La voz arremete de nuevo para asirme a su cometido. Reitera:
“MMA podría encabezar la alianza PRI-PRD, marque 1
“Si podría ser otro del PRI marque 2.
“Si alguien del PRD marque 3”.
En automático se abre otra brevísima pausa y retorna la voz.
“La alianza PRI-PRD si es encabezada por MMA, podría ganarle a Morena. Si estás de acuerdo marca 1. Si estás en contra marca 2”.
Me quedo esperando haber qué más me pregunta la voz… ya no hay más y aparece el sonido que corta la llamada.
Me quedo imaginando a la gente apretando el 1 u el 2, que ha aprendido que las encuestas son parte de nuestra vida democrática y nos ayudan a ser más certeros en nuestras decisiones.
Checo el número de la llamada con la respectiva lada que ya no se usa y me parece local: 52 7472270906.
Por supuesto que participé, porque creo en la democracia y reflexiono que las precampañas se están encarrerando, dónde los actores políticos de cada partido se están empeñando, como dice Carlos Alazraqui en “Crear para hacer Creer y Crecer”.
Mario Moreno Arcos, busca conquistar la confianza de los aliados y de la sociedad civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: