El gobernador Miguel Barbosa, le colmó la paciencia al presidente López Obrador.

El gobernador Miguel Barbosa, le colmó la paciencia al presidente López Obrador.

PUEBLA, PUE. La gota que derramó el vaso fue la aparición del nombre del mandatario poblano, en la lista de los presuntos legisladores que fueron sobornados por Emilio Lozoya Austin.
El periodista Ciro Gómez Leyva, difundió nombres de algunos diputados federales que fueron beneficiados económicamente, con la condición de aprobar la Reforma Energética del entonces presidente Enrique Peña Nieto.
Según la declaración de Lozoya, Barbosa estuvo en la lista de sobornados.
Para López Obrador es inadmisible, por lo cual ya está revisando con los legisladores locales de Puebla, una salida decorosa para el gobernador Miguel Barbosa. Es importante señalar que Barbosa, ya no tenía la simpatía de #AMLO, y eso se pudo ver en los últimos actos.
No fue la diabetes ni el que esté ciego, lo que tumbó a Barbosa.

Fue su incansable corrupción.

Ojalá Barbosa se vaya con la cola entre las patas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: