Mientras Félix se escondió y Amílcar presumió camioneta de 3 MDP, Morena registró pedacera.

Mientras Félix se escondió y Amílcar presumió
camioneta de 3 MDP, Morena registró pedacera.

por Jorge Romero Rendón
El viernes, durante la jornada de registro de aspirantes a la candidatura a gobernador de Morena, flotaron tres preguntas en el ambiente político de Guerrero:
¿De quién se anda escondiendo Félix Salgado Macedonio, que evita asistir a actos públicos de su propio partido?
¿Tan mal anda Pablo Amílcar Sandoval que necesita plagar de trampas sus ansias de ser candidato, y encima anda presumiendo camionetas y lujos millonarios impropios para quien desea gobernar un estado tan pobre como Guerrero?
¿Y para qué admitió Morena el registro de tantos miniaspirantes: para mayoritear la designación o para dar impresión de “apertura democrática” cuando parece que hay dados cargados?
Las tres preguntas dan la clave de una serie de realidades que ponen en entredicho el proceso de selección del candidato morenista, y revelan una postura débil y hasta cínica de la nueva dirigencia nacional de ese partido, en lo que debe ser una designación seria y creíble. Mire usted:
Félix Salgado ha bajado su perfil público desde que el diario milenio difundió la noticia de una carpeta de investigación que fue congelada, pero en la que se le acusa de violación sexual y de otros delitos en contra de una exempleada de su periódico La Jornada Guerrero.
La acusación no ha sido desmentida de manera contundente por Félix, y la investigación no ha sido cerrada ni desestimada por la autoridad judicial. En Morena sólo el líder del Senado, Ricardo Monreal se apresuró a avalar moral y legalmente a Félix, pero el dirigente nacional, Mario Delgado se pronunció por no postular como candidato a ningún delincuente, “y menos tratándose de un abusador sexual”.
Sin embargo, en Guerrero ningún morenista se ha atrevido a cuestionar al calentano. Ni siquiera las mujeres que se dicen progresistas militantes de ese partido. ¿Por qué? Porque son partidarios de arropar a su senador, y de que el delito sea olvidado, como si durante los últimos dos años el tema de la defensa de la mujer y de su derecho a una vida libre de violencia no fueran una gran demanda, tan sentida de la sociedad mexicana.
¿Cuidar a Félix es por machismo, o afecta los intereses de muchos que ya se sienten con cargos en la bolsa… o las mujeres en Morena están sometidas a la conveniencia política de sus próceres, aún cuando un depredador sexual quede impune?
Lo cierto es que el viernes por la mañana le dieron el pitazo a Félix de que había un grupo de mujeres listas para protestar y para enfrentarlo en cuanto llegara a las oficinas de Morena en la Ciudad de México. Y prefirió no asistir, se escondió, huyó y mando a un “representante” a registrarlo. Así ha sido durante el último mes:Salgado Macedonio no se ha presentado a ningún acto ligado a la definición de la candidatura por temor a que le hagan un escándalo que cave más a fondo su tumba política.
De modo que lo que queda es la pregunta para los dirigentes estatales y nacionales de Morena, e incluso para sus fanáticos seguidores: ¿Impondrán al costo que sea a un Félix presuntamente violador como su candidato a gobernador? Y para Félix: ¿Cómo se escurrirá de las protestas feministas durante su eventual campaña, se va a esconder, les impedirá el paso con guaruras, o de plano las va a mandar madrear para que aprendan a no molestar…?
Amílcar, mentiroso, nuevo rico y tramposo…
Al filo del mediodía del mismo viernes, Pablo Amílcar Sandoval llegó muy orondo a las oficinas de Morena, echando tipo: se bajó de una camioneta de lujo marca GMC Sierra Denali, modelo 2020 blindada, la más cara del segmento de las pick up de doble cabina, que tiene un costo de 3 millones 250 mil pesos a precio de agencia, más el costo del blindaje.
¿Cuál era el objetivo de ir a presumir un vehículo de costo millonario, que por cierto no está incluído en su declaración patrimonial, y que no alcanzaría a poder pagar con su salario de delegado federal? ¿Sería la declaración de culpabilidad de su inconsciente por las denuncias que se le han hecho de haber desviado recursos del Congreso local y del programa de Fertilizante del 2019 y 2020? ¿O fue la pura torpeza del nuevo rico, que lo liga más a las sospechas de enriquecimiento ilícito, luego de los escándalos de propiedades inmobiliarias que han protagonizado él y otros miembros de su familia?
El tema del excesivo gasto de Amílcar también ha invadido su precampaña adelantada que, aunque fue sospechosamente avalada por el Tribunal Electoral estatal, ha dado mucho que decir sobre su legalidad y costos: decenas de espectaculares en todo el estado con su nombre y su foto, bajo el tramposo esquema de publicidad de una revista, a un costo que los dueños de la publicación no podrían permitirse.
Trampa que se liga con otra, denunciada en medios electrónicos: encuestas telefónicas manipuladaspara influir en la opinión de potenciales electores, y cuya inflada suma lo ubica “como líder en las encuestas”, cuyos resultados paga porque sean difundidas como primicias.
Pero si todo es artificio, trampa, mentira y corrupción en la ruta de Sandoval por ser candidato, espérese a su posible campaña y al fraude electoral que se prepara si llegan a imponerlo, sin que nadie investigue nada ni se haga caso a denuncias porque ya se sabe que su hermana le evitará esas molestias.
Por lo que cabe preguntarse: ¿Así quiere ganar Morena la gubernatura de Guerrero, de forma tramposa e ilegal, sin legitimidad ni respeto por la ciudadanía, para imponer por razones sentimentales al aspirante más inexperto y torpede todos los que se registraron? ¿A qué costo financiero, político y social?
Al final, la jornada de registro de aspirantes en Morena se saldó con ¡18 pretendientes! de los que francamente sólo tres tienen un peso político real por las buenas o por las malas, y aparte destacan otros tres o cuatro corruptos de los que no vale la pena ocuparse ahora, pero que forman parte de una pedacera políticaimposible de tomar en cuenta, como la alcalde de Acapulco, Adela Román Ocampo, ampliamente denunciada por fraude, desvío de recursos, nepotismo y negocios sucios de ella y de su numerosa familia con recursos del ayuntamiento, y quien no ha acusado recibo de que es el propio Andrés López Obrador quien no la quiereni tantito, y cuya animadversión le ha costado a los acapulqueños muchas obras y recursos que le negaron a la señora presidenta.
De modo que los que ganaron el round del viernes por imagen, liderazgo y peso político fueron Luis Walton Aburto y Beatriz Mojica Morga –ella, tan mal tratada por los dirigentes tramposos del PT, pero que exhibió que tiene presencia propia sin depender de las siglas-, que se vieron ligeros, sin el peso de denuncias ni culpas ni enanismo que exhibieron otros que en realidad buscan asegurar diputaciones y alcaldías, y por eso fueron a tratar de mover el agua, sin dejar huella…
Correo electrónico: rendon59@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: